DSC_9491.jpg

¿Por qué entrenar con kettlebells?

Te voy a dar una serie de razones muy objetivas sobre los beneficios de este entrenamiento, pero primero déjame hablarte desde mi experiencia y el corazón.

Las kettlebells son flujo, energía, fuerza y potencia. Son la herramienta más versátil que conozco para un entrenamiento integral del cuerpo. Lo que yo he descubierto y que distingue a este implemento de otros es la optimización de tu propio peso, respiración y flujo para la ejecución de un levantamiento. Cuando aprendes a balancearte y te permites fluir con la bola, generas un momentum en que la ktb flota en el aire y liberas su propio peso con el tuyo. En repeticiones cortas podrás ir percibiendo el desarrollo de habilidades específicas y el contacto con una fuerza que no pensabas que tenías. En ciclos largos incluso experimentarás una conexión con tu cuerpo, tu respiración y tu cansancio que te permitirá entrar en estados meditativos muy interesantes.

 Es un ejercicio sumamente completo

Trabajas cardio y fuerza a la vez, desarrollas masa muscular, trabajas especialmente core, piernas, glúteos y brazos, desafías tu rango de movimiento, mejoras el equilibrio, la postura y tu propiocepción. Entrenamiento de resistencia y coordinación.

A la vez verificarás una serie de otras consecuencias, como reducción del stress, incremento de tu energía y ánimo, desarrollo de la voluntad y determinación.

Dinamismo y variabilidad

Los entrenamientos son sumamente variados. Luego de que aprendes los levantamientos básicos (swing- clean- press-snatch) puedes utilizarlos de forma combinada y también introduciéndolos en otro tipo de ejercicios funcionales como sentadillas, estocadas, abdominales, etc. Además, puedes explorar diversos estilos de levantamientos (hardstyle, sport), organizar flows (pequeñas secuencias coreográficas en la que desplegar tu creatividad) o experimentar con el juggling (malabarismo de kettlebells).

Funcionalidad

No necesitas mayor espacio u otros implementos. Puedes trabajar durante un buen tiempo con un mismo peso e ir trabajando progresivamente en levantamientos más complejos, mayor cantidad de repeticiones o bien resistencia en ciclos largos de 5, 10, 20 minutos, etc.